Siempre ha existido algo - Francis responde - 102

 

Estimado Francis, cuando yo era niño solía pensar en la cama antes de dormir, “¿Cómo es posible que exista el Universo? Si existe algo, debe haber alguna otra cosa que es la causa originante”. Yendo hacia atrás, siempre llegaba (y todavía llego ahora) a la conclusión: “Algo existe desde siempre. Pero esto es imposible para mi lógica… así que no existe nada”. Muchas veces sentí, por un instante sólo, un vacío repentino al concluir que nada existe. Pero entonces notaba que yo estaba allí, pensando y consciente, ¡así que yo existía!!! Mi lógica dice que no existe nada, y nunca existió, pero yo estoy aquí escribiendo esto… Esta contradicción ha abierto mi mente a cualquier posibilidad. Si no puedo entender cómo puede ser posible que algo exista, entonces todo es posible, y la Verdad (la realidad) puede ser cualquier cosa, no me sorprenderá más de lo que estoy ahora. Cuando años después me enteré del experimento de la doble hendidura de Young y otras paradojas de la física cuántica, no me sorprendí en absoluto. De hecho todos los fenómenos son simples detalles, lo importante es la sustancia detrás de ellos. Mi pregunta es: me parece que las enseñanzas no-dualistas resuenan con lo que acabo de relatar. Incluso la nada que al mismo tiempo es la totalidad me suena como la paradoja de algo sin causa. En tu apertura e iluminación consistentes ¿“Comprendes” (o la palabra que quieras usar) esta paradoja? ¿Es posible penetrar este misterio? Gracias y saludos, Xavier

 

 

Estimado Xavier,

 

Dices: “algo existe desde siempre. Pero esto es imposible para mi lógica… así que no existe nada”. ¿Por qué es imposible? Es imposible sólo si lo que existe debe haber sido creado. La conclusión lógica es: si algo ha existido desde siempre, nunca fue creado. Si nunca fue creado, no puede tener una causa externa preexistente, y por lo tanto es su propia causa. Como existe antes que todas las cosas creadas, debe ser la causa y la substancia de todas las cosas. Es también única, porque si hubiera dos realidades o sustancias, o una de las dos sería la realidad última de la otra, o habría una tercera realidad que sería la última realidad de las dos. Sólo esta última realidad sería el “algo que existe desde siempre”, la verdadera realidad.

 

Consideremos ahora la consciencia o presencia a la que nos referimos como “yo”, sea lo que sea. O “yo” es ese “algo que existe desde siempre”, y esa es la perspectiva de la sabiduría, o no, y ese es el punto de vista de la ignorancia. Si “yo” no es “algo que existe desde siempre”, entonces no es su propia realidad, no es el verdadero “yo’. En ese caso, ¿a quién le importa el falso “yo”?

 

Preguntas si “¿Es posible penetrar este misterio?”. El primer paso que sugeriría es el estar abierto a él, reflexionando sobre los argumentos que he presentado hasta que todas objeciones hayan sido ponderadas.

 

Entonces el misterio te penetrará, y tú serás el misterio.

 

Con afecto,

Francis

 

 

 

Traducido por Carmen Areitio